Sarao

Identidad dinámica para cliente dinámico

 

SARAO encargó una identidad tan dinámica y cambiante como la música, los espectáculos musicales y sus tendencias. Aparentemente un encargo fácil, pero si se toma en consideración la necesidad de repetición y coherencia que demanda el desarrollo del posicionamiento, entonces todo comienza a complicarse.

Al comienzo del proyecto supimos que SARAO establecía con sus seguidores relaciones muy estrechas, al punto de que muchos de ellos llegaban a tatuar la marca en su cuerpo. Eso era un escollo, teniendo en cuenta que por problemas de legibilidad había que rediseñar la marca y resultaba imposible actualizar su aplicación en las pieles tatuadas de los fans a sus espectáculos de música electrónica. Había entre los dueños de la marca y sus públicos un sentimiento de resistencia al cambio que inclinaba el proceso de rediseño, inequívocamente, a una estrategia de rediseño anclado. 

El trabajo de diseño se enfocó en la relación entre los caracteres del logotipo, con interacciones particulares que permiten expresarse consistentemente en disímiles expresiones tipográficas del logo sin perder identidad. Es decir, que en este caso la estabilidad visual está en las relaciones de las letras, más que en los caracteres de la marca gráfica. 

img13
img13
img13
img13
img13
img13
img13
img13
img13
img13